Los montacargas son equipos fundamentales para casi cualquier tipo de industria, en sus respectivas áreas de almacenamiento. Facilitan y agilizan el traslado de cargas, y se utilizan todo el tiempo para organizar los inventarios, preparar embarques, y cargar mercancías en general.



Existe una clasificación de montacargas, de acuerdo con sus características operativas. 




Clase I: Por lo general tienen tres llantas sólidas. Son montacargas eléctricos que cuentan con un contrapeso en la parte posterior.




Clase II: Son los montacargas eléctricos livianos, ideales para pasillos en supermercados.




Clase III: Están equipados con una palanca en la parte posterior, y generalmente operados de pie.




Clase IV: Están impulsadas a combustión. Tienen un asiento para el operador y contrapeso, y las llantas sólidas.




Clase V: Son unidades impulsadas a combustión. Cuentan con un asiento para el operador y contrapeso, y vienen con llantas neumáticas.




Clase VI: Impulsados por electricidad o por combustión, estos equipos tienen llantas sólidas y se emplean en terrenos difíciles.




Clase VII: Son montacargas impulsadas por combustión interna. Se utilizan en proyectos de agricultura y en construcciones de grandes escalas, y terrenos difíciles.


[[cms:companyname]] - clasificación de montacargas